Crece a 31 la cifra de muertos en Irán por las protestas contra el velo y la policía moral

IRÁN.-Creció a 31 la cifra de personas perdieron la vida en choques con las fuerzas de seguridad iraníes durante las protestas que estallaron por la muerte de una joven detenida por la policía de la moral, dijo el martes la oenegé Derechos Humanos de Irán (IHR), con sede en Oslo.

“El pueblo de Irán ha salido a las calles para lograr sus derechos fundamentales y su dignidad humana (…) y el gobierno está respondiendo a su protesta pacífica con balas”, dijo su director Mahmood Amiry-Moghaddam en un comunicado, en el que publicó un número total de muertos tras seis días de protesta.

“Muerte al dictador” y “Mujer, vida, libertad”, se podía escuchar a los manifestantes gritar en imágenes de video compartidas en internet, durante la mayor ola de protestas que ha sacudido al país en casi tres años.

Las fuerzas de seguridad han disparado perdigones y balas contra la multitud, y también han desplegado gases lacrimógenos y cañones de agua, según Amnistía Internacional y otros grupos de derechos humanos.

Poco antes, la televisión estatal iraní había dado una cifra de 17 muertos, entre manifestantes y policías.

Se temía que la violencia pudiera escalar y aumentar las cifras de muertos y heridos, aún más después de que las autoridades iraníes restringieran el acceso a Internet y bloquearan las aplicaciones de mensajería, incluidas WhatsApp e Instagram, como lo habían hecho durante represiones anteriores.

Algunas mujeres quemaron sus velos y simbólicamente se cortaron el cabello en protesta por el estricto código de vestimenta, en acciones desafiantes que se hicieron eco en las protestas de solidaridad en el extranjero, desde Nueva York hasta Estambul.

os activistas han dicho que Amini, cuyo primer nombre kurdo es Jhina, después de su detención en Teherán sufrió un golpe fatal en la cabeza, una afirmación negada por las autoridades, que anunciaron una investigación.

“Estoy asustada”

Las mujeres iraníes en las calles de Teherán dijeron a la AFP que ahora tenían más cuidado con su vestimenta para evitar enfrentamientos con la policía moral.

“Tengo miedo”, dijo la enfermera Nazanin, de 23 años, quien pidió ser identificada por su nombre de pila solo por razones de seguridad, y agregó que creía que la policía de la moral “no debería confrontar a la gente en absoluto”.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- Anuncio -
Google search engine

Más popular