lunes, julio 22, 2024

De Veloz Maggiolo y la bolerística latinoamericana

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Por Juan Cruz Triffolio

En pocas ocasiones se ha registrado la definición de un género musical con el sentimiento, la brillantez, el sentimiento y la profundidad con que lo hizo el acucioso y laureado novelista, ensayista y costumbrista don Marcio Veloz Maggiolo.

El connotado investigador se crece y nos transporta a una fascinante realidad cuando sin desperdicios y alejado del cuestionable rebuscamiento inútil y pesaroso, nos ofrece uno de los más terminados y convincentes retratos verbales sobre la expresión artística conocida como el bolero.

Con palabras llanas y su singular estilo de narración, Veloz Maggiolo resalta como una especie de convocatoria del recuerdo, en el abordaje de los diversos vericuetos del arte popular y los laberintos de Villa Francisca, que el bolero, específicamente el de cabaret de los cincuenta, el cual define como un canto épico en el que se declaraban todas las inconsecuencias del ser querido.

Deja al desnudo que en esa creación artística hay una justificación del amor y que en su contenido el sentimiento no se analiza intelectualmente, menos cuando “…estamos a media luz y el corazón late con otro sonar que no es el de la bomba que hace regar la sangre, sino el de una caja musical proclive a las pasiones”.

Recuerda el exquisito novelista, oriundo de Villa Francisca, como asombrosa verdad de Perogrullo que, en sus letras, el bolero transforma la pobre cabaretera, muchas veces incomprendida, en una aventurera, no de un sólo verano, que tal peregrina deambula por los mares del champagne y del dolor, además de ser piedra peregrina que va detrás de un nuevo sol.

Y tiene que ser de esa manera porque en la bolerística, tal como lo advierte el intelectual en referencia, prevalece una justificación del amor “pasando por alto la vida licenciosa de la descarriada”.

Advierte que el bolero, en ocasiones, se torna cursi porque es un camino que posibilita llegar a incursionar en el corazón de la gente que se hace simple y se desvanece cuando suenan las notas de una canción que toca sus sentimientos primariamente.

Conforme a la anterior apreciación, quizás tenga razón el gran Boby Capó cuando volando su imaginación por el firmamento de la composición del bolero de corte nocturnal aseguró: “Mi amor nació del alma y nunca morirá” y al igual que Federico Baena cuando, en una de sus exitosas creaciones, se autodefine como “un pobre vagabundo sin hogar y si fortuna” quien no esconde: “me emborracho porque llevo en el alma una tragedia”.

Algo similar ocurre con las depuradas letras del versátil y prolífico José Antonio Rodríguez cuando en voz del extrovertido Sergio Vargas, en su poesía convertida en canción, titulada Como Un Bolero, se le escucha resaltar que sus violines se derraman en el alma del ser amado.

Diríamos que son motivos afines a los que también motivaron al inmenso y renombrado Mario De Jesús, compositor dominicano de dimensión internacional, escribir el tema Ese Bolero es Mío, donde al insuperable Bolerista de América, Felipe Pirela, en varias de sus estrofas, se le escucha expresar:

Ese bolero es mío

Desde el comienzo al final

Qué importa quién lo haya hecho

Es mi historia y es real

 

Lo hicieron a mi medida

Yo serví de inspiración

Y su música sentida

Se clavó en mi corazón

 

Ese bolero es mío

Por un derecho casual

Porque yo soy el motivo

De su tema pasional

Es una lástima que exista una generación que no tiene el inmenso privilegio de haber disfrutado a plenitud del sublime romanticismo y la ternura que envuelve escuchar y bailar el bolero para las parejas que por una afinidad de excelsos sentimientos enaltecen el alma y agigantan sus corazones, alimentadas por la melodía que luce germinar de la inmensa creatividad y el talento de los dioses.

Cuánto lamentamos por tanta carencia de vivencias enaltecedoras, provocadoras de catarsis indelebles y momentos energetizantes que marcan huellas sentimentales para la eternidad y que todos estamos llamados a disfrutarlas a raudal.

Nunca olviden que, en el escenario para sublimar el espíritu y los sentimientos de los amantes, por medio del sonido arrullador, la lírica que engrandece el alma y la danza sutil y excitante, la convocatoria ineludible ha de ser el bolero.

Téngalo presente…

spot_imgspot_imgspot_img

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe las últimas noticias en tu casilla de email.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- Anuncio -

Más popular