jueves, junio 20, 2024

Día Mundial de la Salud Menstrual: campaña busca mejorar el acceso a productos de higiene

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró que alrededor de 2.000 millones de personas menstrúan en el mundo. Un proceso natural por el que atraviesan, mensualmente, “más de 12 millones de niñas, adolescentes, mujeres, varones trans y no binaries” en la Argentina, según la Aids Healthcare Foundation (AHF).

Dentro de ese número, una gran parte no puede acceder a los medios de higiene necesarios para poder continuar con una vida normal durante los días que dura la menstruación.

La situación afecta directamente al desarrollo educativo y profesional, ya que a veces no pueden asistir al colegio o al trabajo. Esto genera que los individuos se encuentren en condición de “pobreza menstrual”.

El 28 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Salud Menstrual, con el fin de concientizar y educar a la sociedad sobre este proceso menstrual, lo que conlleva y cómo integrar políticas de desarrollo para garantizar el acceso de las personas que menstrúan a los productos que requieren. Es importante que se lo considere como un derecho humano, no solo de higiene, ya que afecta profundamente en la salud física y social.

Para responder a esta realidad, los Centros Comunitarios de Salud Sexual de AHF Argentina, ubicados en Rosario y en la Ciudad de Buenos Aires, entregará insumos relacionados con el control e higiene menstrual el 28 de mayo, a partir de las 13 horas.

Además, se brindarán charlas y asesoramiento bajo el lema “#MenstruaciónDigna: pongamos fin a la #PobrezaMenstrual”, siendo que es de suma importancia que este tipo de acciones se repliquen con el fin de frenar la desinformación que, en parte, provoca los precios desmedidos de los productos menstruales, señalaron.

En qué consiste la “pobreza menstrual”

La menstruación es un proceso natural durante el cual el revestimiento interno del útero, denominado endometrio, se separa de sus paredes y desciende por el canal vaginal en un fluido que está compuesto por sangre y por células pertenecientes al tejido uterino.

Suele durar entre 5 días y una semana, según cada organismo, y puede provocar dolores de cabeza, calambres abdominales, náuseas, molestia en los senos, y cansancio, entre otros signos.

Desde la UNICEF declaran que los principales problemas que provocan la pobreza menstrual son la falta de información, el acceso limitado a productos para controlar el sangrado, y la escasez de infraestructura sanitaria adecuada (baños, gestión de desechos). Esto impacta negativamente en la vida diaria de las personas menstruantes.

La poca educación y los tabúes instalados alrededor de la menstruación se suman a los altos costos de los productos y dan como resultado el que una de cada tres adolescentes de América Latina no pueda ir al colegio de manera regular, según comentan desde la AHF. En la región, las toallitas, copas menstruales o tampones no son ampliamente consideradas como productos de primera necesidad, y en la Argentina pueden llegar a ser alrededor de 50% más caros que los incluidos en la canasta básica.

Esto ocasiona que las personas menstruantes deban encontrar alternativas económicas, pero poco dignas, para mantener tanto una buena salud como una buena higiene. Además, en relación con la falta de lugares aptos, “como mínimo 1 de cada 10 mujeres y niñas en zonas rurales de 12 países no disponía de un espacio privado para lavarse y cambiarse durante su última menstruación”, declararon desde la ONU.

¿Qué se puede hacer para revertir esta situación?

“No siempre las personas pueden acceder a los medios correspondientes de higiene menstrual o contar con instalaciones de baño seguras. Por este motivo, es vital vincular la salud menstrual a políticas de estado y considerarlo como un derecho que debe ser garantizado económicamente y aceptado socialmente sin tabúes”, declaró Natalia Haag, Directora de Testeo y Prevención de VIH de AHF Argentina.

En algunas provincias como Tucumán, La Rioja, Córdoba, Misiones y San Luis ya están en funcionamiento políticas públicas de gestión menstrual que posibilitan el acceso a productos para niñas, adolescentes y mujeres.

Además, en todo el país se implementan iniciativas municipales. Por ende, el esfuerzo se realiza tanto desde las provincias como desde los municipios para proporcionar una mejora de la calidad de vida de sus habitantes, indicaron desde la entidad.

spot_imgspot_imgspot_img

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe las últimas noticias en tu casilla de email.

Yordany Sosa
Yordany Sosa
Periodista y Anchor de Noticias. Con experiencia en medios televisivos y digitales.
ARTÍCULOS RELACIONADOS
- Anuncio -

Más popular