viernes, junio 14, 2024

Incendian iglesias en Pakistán por supuesta blasfemia contra el Corán

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Pakistán. Varias iglesias se redujeron a cenizas este miércoles en Faisalabad, al noreste de Pakistán, después de que los habitantes locales acusaran a un joven perteneciente a la minoría cristiana de cometer blasfemia, una grave acusación en el país asiático.

Una turba incendió los lugares de culto, afirmó un portavoz de la Policía de la zona de Jaranwala, Mohammed Naveed, en respuesta a las alegaciones de blasfemia que fueron amplificadas desde algunas mezquitas del vecindario.
Según la fuente, los asaltantes también vandalizaron casas propiedad de cristianos, provocando la huida de la localidad de algunos miembros de esta minoría, unos 2,6 millones de personas o el 1,27 % de la población en Pakistán según el último censo.

El joven cristiano “se acusa de desgarrar las páginas del sagrado Corán y escribir palabras blasfemas contra el profeta Mahoma”, añadió Naveed.

Más detalles
Ante la imposibilidad de la Policía de controlar a las turbas, las autoridades afirmaron haber llamado a la unidad policial militarizada Rangers.

El espeso humo desatado por los muebles incendiados frente a una modesta iglesia, ante la mirada de decenas de jóvenes, fue una de las imágenes de la jornada de violencia contra la minoría cristiana, lamentó el presidente de la iglesia de Pakistán, el obispo Azad Marshall, en la red social Twitter.

“Me fallan las palabras mientras escribo esto. Nosotros, obispos, curas y personas comunes, estamos profundamente doloridos y afligidos”, dijo Marshall, que acusó a las turbas de “profanar” biblias y “torturar y acosar” a cristianos falsamente acusados.

La cabeza de la iglesia paquistaní pidió una intervención inmediata a las autoridades para detener la violencia, mientras que la Policía paquistaní ha registrado un caso contra dos jóvenes cristianos por dañar el Corán e insultar al profeta Mahoma.

El delito de blasfemia se estableció en la época colonial británica y endurecido por el dictador Mohamed Zia-ul-Haq en los años 1980 y conlleva la pena de muerte en Pakistán, aunque nunca nadie se ha ejecutado por ello.

En el caso más conocido en Pakistán de blasfemia contra un miembro de la minoría cristiana, se sentenció a muerte a Asia Bibi en 2010, aunque finalmente recibió la absolución del Tribunal Supremo en 2018, desatando protestas multitudinarias.

Las acusaciones de insultar al islam suelen desatar ataques y linchamientos contra las personas supuestamente culpables.

Así sucedió el pasado febrero, cuando una turba irrumpió en una comisaría en el este de Pakistán y mató a golpes a un hombre al que acusaban de profanar el Corán.

spot_imgspot_imgspot_img

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe las últimas noticias en tu casilla de email.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- Anuncio -

Más popular