miércoles, mayo 29, 2024

La carrera por la inteligencia artificial genera incertidumbres

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Redacción. Ante el fenómeno de ChatGPT en medio del interés masico por la inteligencia artificial (IA), se ocultan decenas de miles de costosos y sofisticados chips electrónicos, que se han convertido en un gran problema para los gigantes tecnológicos que participan IA, desde Silicon Valley hasta Taiwán.

Durante la bomba de popularidad de la interfaz de IA generativa con capacidad de crear todo tipo de texto con una simple solicitud en un lenguaje sencillo, la start-up OpenAI, responsable del modelo de lenguaje, y su principal inversor, Microsoft, están a la cabeza.

La producción de la gran mayoría de los semiconductores utilizados para impulsar modelos de inteligencia artificial en el mundo depende de dos empresas, la californiana Nvidia, para el diseño, y la taiwanesa TSMC, para la fabricación.

Nvidia es reconocido por sus unidades de procesamiento gráfico (las “GPU”), que permiten jugar videojuegos de alta resolución o realizar videoconferencias. Estos chips con capacidad de procesar grandes cantidades de datos han permitido el surgimiento de la IA de última generación.

Lo antes posible

“La versatilidad y capacidad de la IA generativa ha desencadenado un sentido de urgencia en las empresas de todo el mundo para desarrollar e implementar estrategias de IA”, enfatizó Jensen Huang, director ejecutivo de Nvidia, en una conferencia de analistas en febrero. “Hay un gran apetito” por estos chips, aseguró el analista independiente Jack Gold.

A pesar de que haya oferta, no todas las organizaciones tienen los medios para comprarlas. “Las máquinas lo suficientemente potentes como para entrenar modelos generativos de IA pueden costar cientos de miles de dólares”, dice el experto. Por no hablar del consumo de energía.

Intel, empresa estadounidense número uno de semiconductores, que diseña y fabrica los componentes, ha quedado rezagado: “Se durmieron en sus laureles”, dice Gold. “Están tratando de producir chips que puedan competir con Nvidia, pero esta es un área nueva para ellos, no han fabricado GPUs desde hace al menos diez años”.

El sitio especializado The Information informó que Microsoft ha estado desarrollando desde 2019 un chip llamado Athena, que se supone que le permitirá ahorrar dinero. Contactado por AFP, el grupo no lo confirmó.

¿Una herramienta o un arma?

El pasado septiembre, el presidente estadounidense Joe Biden aseguró que la fabricación de estos chips cada vez más sofisticados es un tema de “seguridad nacional”, en especial frente a las ambiciones de China.

Biden había ido a inaugurar la construcción de una fábrica de semiconductores en Ohio (este) y elogiar una ley adoptada a iniciativa suya, que liberó 52.000 millones de dólares en subsidios para reactivar la producción de semiconductores.

Europa también ha asignado una cantidad similar de fondos para fomentar esa industria. Intel ha invertido mucho en producción e investigación en ambos continentes.

Los países occidentales buscan garantizar las fuentes de suministro de estos componentes electrónicos presentes en los smartphones, los automóviles, los refrigeradores, las armas…

Las opciones tomarán tiempo

“Se necesitan 3-4 años para construir una nueva fábrica especializada”, dijo el analista.

Ansioso por preservar su liderazgo en chips de última generación, sinónimo de avances en IA, Estados Unidos también ha tomado medidas para restringir el acceso de China a las tecnologías esenciales para la fabricación de semiconductores.

spot_imgspot_imgspot_img

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe las últimas noticias en tu casilla de email.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- Anuncio -

Más popular