martes, junio 18, 2024

Una reforma previsional catastrófica

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Por: Jaime Aristy Escuder

La Comisión Bicameral para la revisión de la Ley 87-01 que crea el Sistema Dominicano de Seguridad Social ha evacuado un informe con reformas que provocarán la quiebra del sistema de pensiones de la República Dominicana.

Los senadores y diputados que conforman esa Comisión proponen, mediante la modificación del artículo 35 de la Ley 87-01, que se establezca “un sistema de pensiones público, basado en la modalidad de prestaciones definidas [de reparto] que será administrado por el Ministerio de Hacienda.” Y se indica que dicho sistema afiliará de forma obligatoria a los trabajadores con bajos ingresos.

Los trabajadores que pertenecerán al nuevo sistema de reparto serán aquellos que reciben ingresos de hasta cuatro salarios mínimos del sector público, alrededor de 40 mil pesos al mes, quienes representan más del 80% del total de trabajadores.

De acuerdo con el informe de la Comisión, el aporte de los trabajadores al sistema de reparto será de 10.01% del salario cotizable. ¿Y cuáles beneficios supuestamente recibirán? El artículo 45 modificado establece que el sistema de pensiones otorgará prestaciones definidas con tasas de reemplazo que van de 70% a 100% del salario promedio de los últimos doce meses y en función de los años de cotización y de la edad de retiro que inicia a partir de 55 años.

Las tasas de reemplazo que promete el sistema de reparto de esos legisladores no son viables en términos financieros. No existe ningún país en el mundo que otorgue ese porcentaje de prestaciones definidas aportando al sistema de pensiones de reparto un 10.01% del salario cotizable.

Para que tengan una idea, utilizaré los datos de tasas de reemplazo y de tasas de cotización presentados por el doctor Andrés Dauhajre hijo en un interesante artículo publicado en el periódico El Caribe: Italia, 77% de tasa de reemplazo y 33% de tasa de cotización; Bélgica, 60% y 16.4%; Francia, 59% y 27.5%; Austria, 59% y 22.8%; Suecia, 56% y 21.7%; Noruega, 56% y 20.1%; Holanda, 52% y 25.6%; Alemania, 47% y 18.6%; y Finlandia, 50% de tasa de reemplazo y 24.4% de tasa de cotización; entre otros. Debo mencionar que en esos países la edad de retiro promedio es superior a los 65 años.

Esos datos confirman que la tasa de reemplazo que prometen los miembros de la Comisión Bilateral no se cumplirá, pues obligaría al gobierno a tener que incrementar significativamente la presión tributaria.

Basta con señalar que España y Francia destinan el 14% del PIB al sistema de reparto; es decir, un porcentaje igual a la presión tributaria de la República Dominicana.

La aprobación de esas modificaciones al sistema de pensiones tendría graves consecuencias macroeconómicas. Por eso me gustaría que tanto el Ministerio de Hacienda como el Banco Central presenten sus estimaciones del impacto sobre el crecimiento económico, la creación de empleo, la sostenibilidad de las finanzas públicas, la tasa de interés de equilibrio, la viabilidad del refinanciamiento de la deuda pública, la tasa de inflación y la estabilidad cambiaria. Estoy convencido de que el choque económico sería catastrófico.

spot_imgspot_imgspot_img

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe las últimas noticias en tu casilla de email.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- Anuncio -

Más popular