Así son las personas altamente creativas; Diez conductas que potencian el ingenio

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

 La creatividad es la capacidad de generar ideas originales, novedosas y valiosas. Es la habilidad de pensar de forma diferente, romper con los modelos establecidos y encontrar nuevas soluciones a los desafíos que se presentan. Es la tercera competencia más valorada en el mercado laboral y, en realidad, es útil en todos los aspectos de la vida.

Según el físico Albert Einstein: “La creatividad es la inteligencia divirtiéndose”. Quienes la potencian y desarrollan tienen mejores herramientas para enfrentarse a los desafíos cotidianos y de la vida, afirman los expertos.

¿Cómo es una persona creativa? Piensa “fuera de la caja” o “out of the box”, dicen los expertos. Pero ¿qué es la caja? “Es un límite dentro de nuestra propia mente. Un límite entre lo que conocemos y lo que todavía no hemos pensado”, dijo la licenciada Agostina Galiani, Integrante del Departamento de Neuropsicología y Rehabilitación Cognitiva en INECO en una nota reciente.

Y explicó: “Para pensar fuera de la caja, tenemos que pensar en algo absurdo, algo que aparentemente no sea relevante y resistir la tentación de volver a la caja (lo conocido) y al ”esto no tiene sentido’”.

“Nuestro cerebro toma dos caminos a la hora de resolver problemas, y ambos son necesarios para desarrollar la creatividad: uno de ellos es un camino deliberado, que requiere pensamiento crítico, decisiones conscientes y analizadas; el otro, es un camino espontáneo, automático, que se basa en reacciones instintivas y decisiones menos conscientes”, explicó la experta.

De su parte, Flavio Calvo (MN: 66869), doctor en psicología, docente, tallerista y autor, explica: “La creatividad es contagiosa, nos ayuda a encontrar ideas distintas, mundos alternativos y objetos nuevos en conceptos ya existentes. Funciona como un músculo que se debe ejercitar para conseguir mejores resultados y dar forma a nuevas ideas”.

Beneficios de ser creativo

El doctor Claudio G. Waisburg (MN 98128), neurocientífico, speaker y director del Instituto SOMA, explicó en una nota reciente los beneficios de poner creatividad en nuestra vida:

  • Resolución de problemas: permite encontrar soluciones únicas y efectivas para los desafíos diarios.
  • Innovación: impulsa el desarrollo de nuevas ideas y avances en diferentes áreas.
  • Flexibilidad mental: ayuda a adaptarse a situaciones cambiantes y a ver las cosas desde diversas perspectivas.
  • Autoexpresión: facilita la comunicación de pensamientos, emociones y experiencias de manera original.
  • Mejora del aprendizaje: favorece la retención de información al abordarla de manera creativa.

Ante estos grandes beneficios, entrenar la creatividad es crear una nueva y valiosa herramienta para afrontar la vida. Para eso, nada mejor que imitar los comportamientos y hábitos de las personas que se nutren de ella.

10 conductas de las personas altamente creativas

Anthony D. Fredericks, profesor emérito de educación en el York College de Pensilvania y autor de más de 170 libros, explicó en un artículo en Psychology Today que la creatividad no es sólo para unos pocos, sino que está al alcance de todos y cualquiera puede aumentar su “coeficiente de creatividad” convirtiéndola en un hábito diario. Así, distinguió diez conductas frecuentes en las personas altamente creativas:

  • 1. Las personas creativas se sienten incómodas con el status quo. “Para ellos, una vida creativa es una vida llena de opciones, oportunidades y alternativas. No siempre aceptan lo que hacen los demás, más bien, buscan múltiples respuestas y puntos de vista. De hecho, la pregunta más poderosa que hacen habitualmente es la que comienza con las palabras ‘¿Y si…?’”, describió Fredericks.

    2. Sueñan despiertos. “Tener la “cabeza en las nubes” es una oportunidad para dejar que nuestros poderes creativos se desarrollen y florezcan”, dijo el profesor.

    Incluso el aburrimiento es beneficioso. “Estar aburrido puede ayudar a fomentar la creatividad. Muchos científicos y artistas han contado que se inspiraron o resolvieron un problema complejo cuando en realidad dejaron de pensar en ello.

    3. Tienen la mente abierta. “Examinan una variedad de posibilidades en lugar de simplemente buscar una única respuesta correcta. Les gusta probar cosas nuevas porque sí. Para ellos, cada situación nueva es una situación de aprendizaje, no necesariamente un medio para alcanzar un fin”, explicó el profesor.

4. Pasan mucho tiempo al aire libre. “La naturaleza tiene la capacidad de evocar una forma creativa de pensar haciéndonos más curiosos y capaces de abrazar nuevas ideas”, señaló Fredericks.

Otro hábito que ayuda a la creatividad es realizar una caminata silenciosa a diario para darle al cerebro tiempo de relajación y ensueño.

5. Están abiertas a aprender cosas nuevas. El profesor explicó que las personas creativas desarrollan un aprendizaje continuo en una amplia variedad de temas, que a menudo tienen poco que ver con su especialidad ocupacional. “Un profesor que toma clases de cocina, un arquitecto que hace un viaje arqueológico por Grecia, un dentista que lee libros sobre la historia de China”, ejemplificó.

6. Meditan y practican la atención plena. “Una investigación publicada en Harvard Business Review demostró que sólo 10 minutos de meditación al día pueden aumentar nuestros poderes creativos. El simple hecho de “tomarse un tiempo libre” es suficiente para calmar la mente y ofrecer oportunidades para crear e innovar”, señaló el académico. La clave es hacer de la meditación y la atención plena un hábito que forma parte de las actividades diarias, destacó.

7. Son independientes. “Se sienten cómodos asumiendo nuevos desafíos sin la presión de la aprobación de los demás. Aunque trabajan con otros, a menudo consideran que su mejor trabajo es el que desarrollan en solitario”, dijo Fredericks.

8. Son apasionadas. “Encuentran alegría en sus actividades y están felices de compartirlas con los demás. Son, en muchos sentidos, exploradores optimistas de lo desconocido”, dijo el profesor.

9. Salen de su zona de confort. “Examinan lo desconocido, no necesariamente porque conducirá a algo exitoso sino porque es nuevo. Están felices de jugar con nuevas ideas. Lo más importante es que no tienen miedo al fracaso porque lo ven como una oportunidad de aprendizaje”, describió Fredericks.

Además, Waisburg recomendó interactuar con personas de diversas disciplinas y antecedentes para estimular la creatividad a través del intercambio de ideas.

10. Practican la creatividad todos los días. “Cuando hacemos de la creatividad un hábito regular, estamos ‘entrenando’ nuestra mente para abordar todo tipo de desafíos mentales. Es similar a correr una maratón. Hay que correr varios días antes del gran evento para ser competitivo. Sin ese entrenamiento del día a día, se pone en riesgo las posibilidades de terminar la carrera. Lo mismo ocurre con la creatividad”, mencionó Fredericks y afirmó que la inteligencia o el coeficiente intelectual no tienen que ver en este tema.

“Una gran inteligencia no es un requisito previo para la creatividad. Ser muy inteligente y ser muy creativo pueden, en realidad, ser dos conceptos mutuamente diferentes”, resaltó el experto.

Lo que es más importante, dicen los expertos es entrenar la creatividad a diario, no quedarnos con la primera idea que se nos ocurre.

spot_imgspot_imgspot_img

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe las últimas noticias en tu casilla de email.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- Anuncio -

Más popular