lunes, mayo 20, 2024

Expertos propusieron un método que podría revertir una forma de pérdida del cabello

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Investigaciones tempranas en ratones sugieren un nuevo camino hacia la restauración del crecimiento del cabello en las personas afectadas por una forma de alopecia.

La alopecia areata es un trastorno autónomo que afecta a unos 6 millones de estadounidenses y no tiene cura, según investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en Boston. La afección hace que las células T del sistema inmunitario ataquen los folículos pilosos, lo que provoca el adelgazamiento del cabello y la calvicie.

Los pacientes que pueden tolerarlo recurren a inyecciones en el cuero cabelludo de esteroides inmunosupresores para ayudar a aliviar la afección. Otros pueden recurrir a píldoras inmunosupresoras, pero eso puede traer sus propios problemas.

“Este método silencia todo el sistema inmunitario, ofreciendo alivio de los síntomas de inflamación, pero conduciendo a recurrencias frecuentes”, señaló la coautora principal del estudio, Natalie Artzi, científica investigadora principal del Instituto de Ingeniería y Ciencias Médicas del MIT. “Además, aumenta la susceptibilidad a infecciones, enfermedades cardiovasculares y cáncer”.

Su equipo decidió explorar un nuevo enfoque: un parche que contiene una miríada de microagujas que se aplica en el cuero cabelludo. Libera medicamentos para restablecer el sistema inmunitario para que deje de atacar los folículos.

“Este método innovador marca un cambio de paradigma”, dijo Artzi en un comunicado de prensa del MIT. “En lugar de suprimir el sistema inmunológico, ahora nos estamos enfocando en regularlo precisamente en el sitio de encuentro con el antígeno para generar tolerancia inmunológica”.

El tratamiento parece estar funcionando, al menos en ratones. Los ratones a los que se les administró el parche de microagujas mostraron un crecimiento del cabello y redujeron significativamente los niveles de inflamación en el lugar donde se aplicó el parche. Además, se evitaron los peligrosos efectos sistémicos de los esteroides orales, encontraron los investigadores.

Atzi y el coautor principal, el Dr. Jamil Azzi, profesor asociado de la Facultad de Medicina de Harvard, señalan que la tecnología de microagujas es única en el sentido de que, a diferencia de una crema tópica, permite que los medicamentos pasen a través de la capa externa dura de la piel. Los fármacos incluidos en el parche experimental son las citoquinas IL-2 y CCL-22, moléculas inmunitarias que ayudan a reclutar células T reguladoras y a reducir la inflamación local.

En esencia, la terapia ayuda a entrenar al sistema inmunitario para que reconozca los folículos como amigos, no como enemigos a los que hay que atacar, explicaron los investigadores.

El parche podría incluso usarse para monitorizar qué tan bien están funcionando los tratamientos, añadieron. Hasta ahora, la investigación solo se ha realizado en ratones, y los expertos señalan que muchos ensayos que funcionan bien en modelos animales no funcionan en personas.

Aun así, el equipo de Boston es optimista y planea lanzar una empresa para desarrollar aún más la tecnología. También esperan que los parches de microagujas también puedan usarse para combatir otras enfermedades autoinmunes de la piel.

spot_imgspot_imgspot_img

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe las últimas noticias en tu casilla de email.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- Anuncio -

Más popular