jueves, mayo 30, 2024

Para crear millones de empleos en RD

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Por Milton Olivo

Después de estudiar y reflexionar profundamente sobre diversos modelos económicos exitosos de la historia reciente, he escogido algunos que fueron clave para el desarrollo de países como EEUU, China, y Alemania, que en RD tenemos las condiciones para adaptarlos y aplicarlos.

La fusión que propongo se basa en una combinación del modelo Chino de Capitalismo de Estado, asumir el potencial de la herramienta de los mercados de capitales representada por la Bolsa de Valores, y establecer los principios de la Economía Social de Mercado de Alemania.

Sobre el Modelo chino de capitalismo de Estado: Este modelo se caracteriza por una fuerte intervención estatal en la economía, donde el gobierno desempeña un papel activo en la dirección y promoción de industrias estratégicas. Adoptar este enfoque podría permitir al Estado impulsar sectores clave para el desarrollo nacional.

Utilización de mercados de capitales: La herramienta de los mercados de capitales es fundamental para financiar proyectos como la construcción de industrias. Al permitir que los ciudadanos nacionales e internacionales inviertan en estas empresas a través de la compra de acciones, vía por donde se pueden reunir los fondos necesarios para su desarrollo.

Principios de la economía social de mercado alemana: La economía social de mercado alemana se caracteriza por combinar elementos de la economía de mercado con un sólido sistema de bienestar social y una regulación estatal que busca evitar desequilibrios excesivos. Esto podría proporcionar un marco para garantizar que el desarrollo económico esté acompañado de consideraciones sociales y medioambientales.

Esta propuesta tendría varios beneficios potenciales, como la creación de empleo en la construcción de infraestructura y en las propias industrias, así como el impulso a la producción nacional y la reducción de la dependencia de las importaciones.

¿Como aplatanar estas tres visiones? El Estado se dedica a crear industrias que el país necesita para ser autosuficiente y sustituir importaciones. El Estado construye la industria, y tratando siempre de que las partes o maquinarias necesarias, en lo posible, sean construidas en el país, para crear, desarrollar o impulsar estos sectores, así tengan que ser apoyados financieramente por las instituciones financieras locales, públicas y/o privadas.

Luego se convierte el valor de esta industria en acciones y se ponen en venta vía el mercado de capital o la bolsa de valores para venderlas tanto a inversionistas nacionales como internacionales. Lo que se convertirá en una herramienta para atraer inversiones y crear empleos.

Un ejemplo específico, el sector azucarero: el Estado construye ingenios azucareros -sector de que tenemos experiencia de sobra- con el objetivo de fomentar la autosuficiencia y reducir las importaciones de azúcares y subproductos relacionados. Luego, estas industrias se convertirían en entidades comerciales a través de la venta de acciones en el mercado de capitales, lo que permitiría atraer inversiones tanto nacionales como internacionales.

Agroindustria: La República Dominicana tiene un gran potencial agrícola, por lo que el desarrollo de la agroindustria podría ser clave. Esto podría incluir la producción de alimentos procesados, como conservas de frutas y vegetales, jugos, productos lácteos y productos cárnicos, enlatado de pescado, etc. También se podría considerar la producción de insumos agrícolas, como fertilizantes orgánicos o agroquímicos,

Textiles y confecciones: La industria textil y de confecciones es otro sector importante que podría beneficiarse de la sustitución de importaciones. Esto incluiría incentivar la producción de telas, prendas de vestir y accesorios para el mercado local y para la exportación.

Manufactura de productos de consumo: La producción local de bienes de consumo, como electrodomésticos, productos de cuidado personal, productos de limpieza del hogar y productos electrónicos, podría reducir la dependencia de las importaciones en estos sectores.

Industria farmacéutica: La producción de medicamentos genéricos y productos farmacéuticos podría ser una oportunidad por su demanda global para reducir la dependencia de las importaciones de productos médicos.

Industria de materiales de construcción: La producción local de materiales de construcción, como cemento, acero, vidrio y cerámica, podría impulsar el desarrollo de la infraestructura y reducir la necesidad de importaciones en este sector.

Energías renovables: La República Dominicana tiene un gran potencial para la generación de energía renovable, especialmente solar y eólica. El desarrollo de industrias de fabricación de paneles solares y molinos de viento no solo podría reducir la dependencia de los combustibles fósiles importados, sino también impulsar la industria de tecnología limpia y sostenible. Al tiempo que creamos miles de empleos.

spot_imgspot_imgspot_img

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe las últimas noticias en tu casilla de email.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- Anuncio -

Más popular