martes, junio 18, 2024

Gobernador republicano de Florida busca frustrar regreso de Trump a la Casa Blanca

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

VOA.-El gobernador republicano de Florida, Ron DeSantis, ingresó oficialmente a las elecciones presidenciales del próximo año, compitiendo para enfrentarse al presunto candidato del Partido Demócrata, el actual presidente Joe Biden. Pero primero tendrá que vencer a un antiguo aliado y ahora un formidable enemigo: el expresidente Donald Trump.

Las primeras palabras de DeSantis como candidato presidencial se retrasaron cuando un chat de audio de 90 minutos de Twitter Spaces, con cientos de miles de oyentes en línea el miércoles por la tarde, sufrió múltiples fallas técnicas, incluidos largos períodos de silencio cuando ni el moderador, el candidato ni el propietario de Twitter, Elon Musk, se podían escuchar.

Hubo un lanzamiento más fluido del primer video de campaña de DeSantis en el que declaró: “Me postulo para presidente para liderar nuestro gran regreso estadounidense”.

Las encuestas muestran al gobernador de Florida, que tiene 44 años, en un distante segundo lugar detrás de Trump, que cumplirá 77 años el próximo mes.

“Las encuestas son útiles. Puede establecer dónde estamos en este momento de la carrera. Pero esto está abierto de par en par”, según Daniel Cox, director del Survey Center on American Life en el American Enterprise Institute.

DeSantis

DeSantis estaba en las encuestas más altas hace varios meses. Pero su popularidad se vio afectada en todo el país cuando se refirió a la guerra entre Ucrania y Rusia como una disputa territorial, reuniones deslucidas con donantes adinerados y una aparente falta de conexión con los votantes individuales.

Desde entonces, DeSantis parece estar aprendiendo de sus errores, observa el presidente del programa de estudios de gobernanza de la Institución Brookings, William Galston.
“Incluso si no tiene una personalidad naturalmente cálida y graciosa, como por ejemplo (el ex presidente) Richard Nixon, puede aprender a ser un poco más sociable, a mirar a las personas a los ojos, a involucrarse más con ellos en sus términos y no por su cuenta”, dice Galston. “Entonces, hay algunos observadores que piensan que su campaña tocó fondo hace un par de semanas y ahora está volviendo a subir”.

El apoyo de Trump se mantiene firme entre gran parte de su base tradicional de conservadores, especialmente aquellos sin educación universitaria o ingresos más altos. Pero el gobernador de Florida está mostrando fuerza con otro elemento del núcleo republicano.

“Se pensaba que Trump era el favorito entre los cristianos evangélicos blancos, pero las encuestas muestran, al menos en esta etapa, que les gusta DeSantis igual de bien y que no parece tener una ventaja entre ese electorado en particular”, dijo Cox a la VOA.

Trump, dos veces acusado durante su presidencia, se atribuye el mérito de transformar a DeSantis de un desconocido congresista en un gobernador de dos mandatos. Trump una vez disfrutó de una relación de apoyo mutuo con el político que ahora es su némesis partidista más fuerte en la carrera presidencial.

Trump ya advirtió a DeSantis, a quien trató de disuadir de postularse, que atacará implacablemente a su enemigo, un enfoque que en 2016 ayudó a Trump a vencer a todo el campo de las primarias republicanas y eventualmente terminar en la Casa Blanca.

spot_imgspot_imgspot_img

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe las últimas noticias en tu casilla de email.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- Anuncio -

Más popular